HIPERTENSIÓN ARTERIAL, ¿CÓMO DETECTARLA Y TRATARLA DE MANERA ADECUADA?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) uno de los factores de riesgo clave de las enfermedades cardiovasculares es la hipertensión (tensión arterial elevada). La hipertensión afecta ya a mil millones de personas en el mundo, y puede provocar infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares. Los investigadores calculan que la hipertensión es la causa por la que mueren anualmente nueve millones de personas.

Hoy, en el Día Mundial de esta enfermedad, le explicaré una serie de tópicos que es necesario precisar para prevenir y tratarla de la mejor manera.

La presión arterial es la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de las arterias, por lo que una presión arterial alta, en el transcurso del tiempo, puede causar problemas de salud como una enfermedad cardiaca. Aunque es más frecuente en adultos, también puede presentarse en niños por los malos hábitos del estilo de vida, como una dieta poco saludable y la falta de ejercicio.

FACTORES DE RIESGO

La hipertensión arterial es generalmente hereditaria, pero también existen otros factores que la pueden ocasionar, tales como:

Edad. El riesgo de tener presión arterial alta aumenta a medida que envejece. Es más frecuente en los hombres, en las mujeres tienen más probabilidades de desarrollar hipertensión después de los 65 años.

Sobrepeso u obesidad. Mientras más pesa, más sangre necesita para suministrarle oxígeno y nutrientes a los tejidos y así también lo hace la presión en las paredes de las arterias. Esto se vincula además con la falta de actividad física.

Consumo de tabaco. Fumar o mascar tabaco no solo aumenta de inmediato la presión arterial en forma temporal, sino que las sustancias químicas que contiene el tabaco pueden dañar el recubrimiento de las paredes de las arterias. Esto puede provocar el estrechamiento de las arterias y aumentar el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas.

Alto contenido de sal (sodio) en su dieta. Demasiado sodio en su dieta puede hacer que su cuerpo retenga líquido, lo que aumenta la presión arterial.

Consumo excesivo de alcohol. Con el tiempo, beber en exceso puede dañar el corazón. Beber más de una copa al día para las mujeres y más de dos al día para los hombres puede afectar la presión arterial.

Estrés. Los niveles altos de estrés pueden provocar un aumento temporal de la presión arterial. Los hábitos relacionados con el estrés, como comer en exceso, fumar o beber alcohol, pueden provocar un mayor aumento de la presión arterial.

Ciertas enfermedades crónicas. Por ejemplo, la enfermedad renal, la diabetes y la apnea del sueño.

Raza. La presión arterial alta es particularmente frecuente en las personas de ascendencia africana y, a menudo, aparece a una edad más temprana en relación con las personas de raza blanca. Las complicaciones graves, como los accidentes cerebrovasculares, los ataques cardíacos y las insuficiencias renales, también son más frecuentes en las personas de ascendencia africana.

COMPLICACIONES

Ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. Por ejemplo, aneurismas (que son protuberancias en los vasos sanguíneos), si se rompe un aneurisma, puede ser mortal.

Insuficiencia cardíaca, enfermedad renal, pérdida de la vista, problemas de memoria e incluso demencia.

Con respecto a los síntomas, debo decir que la mayoría de las personas con presión arterial alta no tienen signos ni síntomas, incluso si las lecturas de presión arterial alcanzan niveles peligrosamente elevados, pero hay que estar atento a dolores de cabeza, dificultad para respirar o sangrado nasal.

RECOMENDACIONES PREVENTIVAS

El mejor tratamiento de la hipertensión es una buena prevención que evite su aparición. Para ello es fundamental seguir un estilo de vida cardiosaludable:

  • No fume. Dejar de fumar tiene unos efectos positivos superiores a cualquier medicación para la hipertensión.
  • Cuidado con el alcohol.
  • Controle su peso.
  • Ejercítese.
  • Practique una dieta cardiosaludable. Los hipertensos deben disminuir el consumo de sal y alimentos que la contengan. También es necesario consumir frutas, verduras, legumbres, frutos secos, pan y otros cereales. Por último, usar aceite de oliva como grasa principal e incrementar la ingesta de aves y pescado en detrimento de las carnes rojas.

TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

Los fármacos antihipertensivos están agrupados en varios tipos y la decisión de qué fármaco iniciar depende de las características de cada paciente.

Es importante mencionarle a los pacientes que siguen un tratamiento antihipertensivo, que tengan en cuenta los siguientes consejos:

  • Aunque la presión arterial se haya normalizado no hay que dejar de tomar la medicación nunca.
  • Cumplir estrictamente el tratamiento e intentar mantener siempre el horario de ingesta de las pastillas.
  • Consulta al doctor si el tratamiento no obtiene resultados, ya que a veces es necesario asociar varios fármacos para controlar la presión arterial.
  • Revisar también la dieta por si algún alimento (por ejemplo, la sal) está impidiendo el efecto antihipertensivo de la medicación.

En Clínica Andes Salud Chillán, contamos con un equipo médico especializado, donde se puede realizar los siguientes exámenes; Electrocardiograma, Holter de ritmo, Monitoreo Ambulatorio de Presión Arterial de 24 horas, Test de esfuerzo, Ecocardiograma Transtorácico, además de todos los exámenes de laboratorio necesarios para estudio de factores de riesgo y otras enfermedades.

Dr. Max Besser
Cardiólogo
Clínica Andes Salud Chillán