DÍA MUNDIAL DE LA ALIMENTACIÓN: UN LLAMADO A CUIDAR LA SALUD

La buena alimentación es un fundamental para la salud. Tradicionalmente en Chile predominan las costumbres alimentarias que pasan de una generación a otra, reflejándose en un importante volumen de carbohidratos y grasas saturadas en nuestra nutrición, así como tenemos un alto consumo de pan, bebidas azucaradas y golosinas. Como contraparte, las frutas, verduras, pescados y legumbres no son muy apetecidas, lo que arroja como saldo una alimentación poco saludable.

Además, los meses de pandemia y encierro han conllevado un menor gasto energético y un mayor sedentarismo en cada grupo etario. En los niños, porque su rutina de colegio y entretenimiento se reemplazaron por clases online, y en el caso de los adultos, ocurrió algo similar, con menor actividad en sus rutinas. Cabe señalar que a ambos grupos se le suma un desgaste emocional fuerte.

Sin embargo, yo he podido corroborar con el tiempo que los adolescentes y adultos han querido modificar algunas de estos hábitos. Cada vez son más los que recurren por una alimentación saludable y equilibrada, ya sea por cuidar el peso o por evitar patologías.

¿A QUÉ PATOLOGÍAS NOS EXPONE LA MALA NUTRICIÓN?

Dentro de las patologías que más se presentan en los chilenos, de acuerdo con lo que he podido observar en mi consulta, está la Diabetes Tipo 2, que es una patología que afecta a todo grupo etario, muchas veces se relaciona al traspaso genético, pero también sabemos que se desarrolla por malos hábitos alimenticios.

Otra patología muy común hoy  es la esteatosis hepática, más conocida como hígado graso, la cual afecta al hígado, debido a los estilos de vida poco saludables, alto consumo de alimentos con alto contenido en grasas saturadas y azúcares refinadas.

También existe otra patología bien presente que es la dislipemia, que se produce por los niveles de colesterol o grasas elevados en la sangre, la cual también es provocada por malos hábitos alimenticios y sedentarismo, al igual que las patologías mencionadas anteriormente.

Finalmente, la obesidad, considerada una patología, es una de las enfermedades más recurrentes en nuestro país, la cual ha ido en aumento. Los últimos estudios revelan que el 74% de la población adulta tiene sobrepeso u obesidad y Chile se encuentran entre los 10 países con mayor porcentaje.

EL CUIDADO SOBRE LOS “MODERNOS” ESTILOS DE ALIMENTACIÓN

Por, sobre todo, siempre recomendaré una alimentación equilibrada y saludable, la cual debe basarse en alimentos de toda la pirámide alimenticia, sabiendo de manera adecuada cuáles son las porciones diarias y el tipo de preparación que les damos a estos alimentos. Sin embargo, en la actualidad, existen muchos estilos de alimentación, ya sea por alguna convicción, por moda o simplemente por la necesidad de mantener o bajar de peso.

En relación con la opción de ser vegano o vegetariano, lo cual lo he visto más en adolescentes que en adultos, considero que la decisión debe ser tomada de manera responsable, siempre guiada por un especialista, vale decir, realizar estudios médicos previos al cambio de alimentación. Lamentablemente muchas de las personas que realizan un estilo vegano o vegetariano aumentan bastante el consumo de carbohidratos que es debido a la falta de variación en las preparaciones y por no guiarse con un especialista.

He podido observar que las personas cambian sus estilos de vida según gustos y preferencias, hay vegetarianos que no consumen carne de vacuno tampoco cerdo, pavo y pollo, pero sí consumen pescados y mariscos. Estos estilos son muy variados, por lo que es necesario saber cómo está nuestro cuerpo antes de comenzar a practicarlos y hacerlos responsablemente, sabiendo que debemos cubrir los requerimientos de nutrientes como vitaminas y minerales que nos aportan los alimentos que decidimos no consumir.

En la actualidad, las personas realizan diferentes estilos de alimentación, guiándose bastante por páginas de internet, aumentando el consumo de inhibidores del apetito, quemadores de grasa y dietas milagrosas como, por ejemplo, el ayuno intermitente, el método Grez, la dieta cetogénica, etc., que efectivamente sí pueden dar resultados, pero a la larga nos producen un efecto rebote, además de provocar aumentos en niveles de grasas y colesterol.

RECOMENDACIONES PARA UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

  • Una alimentación saludable y equilibrada significa tener buenos hábitos alimenticios, por lo que debemos elegir muy bien los alimentos que llevamos a casa y al mismo tiempo los que escogemos al momento de alimentarnos fuera de ella.
  • Conocer nuestro estado nutricional y según éste, saber cuánto y cómo debo comer.
  • Priorizar alimentos con bajo contenido en grasas saturadas y azúcares refinadas, teniendo en cuenta que la mayoría de los alimentos debemos consumirlos en forma moderada o en porciones.
  • Preferir carnes blancas, legumbres, frutas, verduras y cereales integrales.
  • Elegir preparaciones saludables, que nos permitan consumir los nutrientes que realmente necesitamos.
  • Incorporar actividad física, mínimo 3 veces por semana, siendo la duración de 1 hora por vez, dependiendo del grupo etario y finalmente consumir 2, 5 litros de agua al día, que nos permite controlar la ansiedad y controlar el peso.

TERESA ANDRADE G. – NUTRICIONISTA

CLÍNICA ANDES SALUD CHILLÁN